Imagen de Mohamed hassan / CC0 1.0 – Dominio Público

El mercado de las pulseras/relojes de tracking deportivo está repleto de un sinfín de modelos que aspiran a acompañarnos en nuestras actividades (no hace mucho os hablamos del lanzamiento del GBA 800 de CASIO). Tan amplio es el mercado como el rango de precios, pero, cada vez más, las características que hace poco estaban reservadas a la gama alta empiezan a hacerse populares en modelos mucho más económicos, como es el caso del dispositivo que hoy analizamos: el Amazfit Bip.

Por menos de $5.000 / €80 tendremos GPS, pulsómetro PPG y certificación IP68 contra polvo y agua. Como contrapartida, aunque su aspecto lo acerque más a los smartwatch que a las pulseras deportivas, en este dispositivo no encontraremos las posibilidades de integración y control de aplicaciones que ofrecen las propuestas de Apple y Android, pero, a cambio, disfrutaremos de hasta 30 días de uso sin tener que enchufarlo a su cargador.

Amazfit Bip nos llega de la mano de Huami, la división de wearables de la multinacional china Xiaomi, así que, aunque a priori pueda resultar una marca desconocida, cuenta con el respaldo de una compañía tecnológica de confianza, que, precisamente, se ha caracterizado por ofrecer componentes de primera calidad a precios muy contenidos. Esto es algo que se aprecia nada más abrir la sobria caja blanca en la que nos encontramos al Amazfit Bit y leemos sus características: el reloj presenta una pantalla protegida por un cristal curvado 2.5D firmada por Corning, fabricante de referencia para todo tipo de smartphones y dispositivos electrónicos; ofrece un cuerpo de policarbonato negro, que permite contener su peso para dejarlo en los 32 gramos con correa (18 si sólo llevamos el cuerpo); incluye sensores barométricos y geomagnéticos, así como un acelerómetro de tres ejes. Todavía resulta más sorprendente la combinación de un firmware propietario de la marca junto con una batería de 190 mAh, que lo aleja de la competencia en términos de tiempo de uso. Donde un smartwatch convencional nos requerirá cargarlo cada 2 o 3 días, en el mejor de los casos, el Bip es capaz de resistir hasta 30 días con un uso razonable del A-GPS y el pulsómetro. Si desconectamos estas opciones y lo usamos como podómetro, puede superar ampliamente el mes y medio de uso sin pasar por su base de carga.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario