.

Por Dra. Carolina Pappalettere (*)

La palabra antropometría suele resultar familiar para todo aquel que esté vinculado al mundo del deporte. Es un término que ganó visibilidad en los últimos años. En sí, sobran las razones para realizarse una. Y, por qué no, para entender de qué se trata.

Hoy en día muchos atletas, tanto de elite como recreacionales o aficionados recurren a un profesional de la salud para hacérsela. Pero, ¿es de real ayuda para el seguimiento de un deportista?

La antropometría es un método utilizado por médicos y nutricionistas certificados que utiliza diferentes instrumentos de medición específicos obteniendo información de pliegues, perímetros, longitudes y diámetros corporales. Estos datos son ingresados a un software junto con la edad del deportista permitiendo conocer la composición y distribución de la masa muscular, grasa y ósea, entre otros.

Esta información obtenida es de suma utilidad tanto para la elaboración de un plan nutricional como para el seguimiento a largo plazo de los deportistas. Esto se explica de una simple manera. Si por ejemplo llega al consultorio un triatleta y se le proporciona un plan nutricional en base a su peso, estatura y tipo de actividad que realiza, y en la siguiente consulta este manifiesta haber bajado un kilo: ¿cómo puede saberse a ciencia cierta si ese kilo disminuido es grasa o músculo, sabiendo que la pérdida de este último puede generar una merma en su rendimiento? Bueno, ahí es donde la antropometría puede ayudar y estimar de forma simple, rápida y precisa cuáles han sido realmente los cambios en la composición corporal del deportista.

Por esto, la antropometría es fundamental para poder realizar un correcto seguimiento de la persona físicamente activa. En base a las mediciones obtenidas, al tipo de deporte que practica y el objetivo deseado se puede lograr una ganancia de masa muscular, una pérdida de grasa o ambos.

A partir de la antropometría se puede realizar un plan nutricional a medida para luego poder evaluar los resultados en las siguientes mediciones.

¿Cómo se hace una antropometría?

Se le pide a la persona que acuda con calza y top (en el caso de las mujeres) para poder realizar unas pequeñas marcas con fibra sobre la piel y así tomar puntos de referencia. Luego, utilizando diversos elementos de medición (balanza, cinta, tallímetro, etc) se efectuarán las mediciones, que pueden ser entre 17 y 25, dependiendo del protocolo utilizado. Posteriormente se ingresan todos estos datos a un software para que luego el profesional de la salud pueda realizar la interpretación, siempre en base al contexto del deportista en el cual se practicaron las mediciones.

(*) Carolina Pappalettere es Profesora Nacional de Educación Física, Médica cardióloga y deportóloga (MN 147.011) y Antropometrista ISAK Nivel II. Consultas en www.carolinapappalettere.com

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario y compartila