img_20161001_182641

Cristian Eyeralde viajó a Rosario para participar de una nueva edición de la Maratón del Puente Rosario – Victoria, una carrera que cada vez gana más fanáticos:

Quien dice que las carreras de calle son aburridas, monótonas, o que no tienen contacto con lo natural, sin dudas le está faltando salir a recorrer un poco el interior.

El pasado 2 de Octubre se vivió otra de las grandes carreras del calendario anual de de calle, y voy  a intentar narrar de que se trata en estas líneas la “Maratón Puente Rosario Victoria”.

Ponerle un matiz diferente al asfalto, es lo que se logró sin dudas en esta fiesta atlética desarrollada en la cuna de la bandera.

El retiro de kits en los salones Puerto Norte sobre la costanera ya dejaba ver en el fondo el puente que cruza el Rio Paraná, para unir La ciudad de Rosario con la de Victoria Entre Ríos. “No se ve con mucha cuesta” analizaba una corredora optimista que el domingo sería desmentida por la realidad. Claro está, además estábamos a unos 4 kms del mismo.

img_20161004_004223

Clima amenazante y probabilidades de chaparrones era el pronóstico para ese domingo. Obviamente ese pronóstico no era suficiente para apaciguar el entusiasmo de 4 mil corredores algo apiñados (como ya nos tiene acostumbrados la calle) que llegaban a la base del puente para largar la carrera, que ofrecía dos posibilidades: 21 y 11 kilómetros (que terminarían siendo unos 400 metros más).  En mi caso, con mi compañero de viaje Franco Russo, intentamos largar lo más adelante posible, luego él se alzaría con el 5to puesto en la general de 11 kms, y en mi caso un top 40 entre más de 2100 corredores en la distancia, nada despreciable.

La porción del recorrido que le da el sello distintivo a la carrera se desarrolla en los primeros 10 kms, apenas comenzada la competencia a las 8.30, el puente te da un baño de realidad. Una cuesta de más de un kilómetro da la bienvenida y, en el caso de esta edición, condimentada con un fuerte viento en contra y unas gotas de lluvia suave (ya que está la hacemos completa).

Al llegar a la mitad del puente una bajada del mismo tenor da la posibilidad de recortar algunos segundos, si se maneja con responsabilidad. Al finalizar el puente se retoma por la mano opuesta, se producen los cruces de compañeros el aliento y se arma la fiesta sobre el rio. Lógicamente se encara nuevamente una subida, pero ya con más de 4K en las piernas. En mi caso personal mantener el ritmo acá me pasó factura y me carcome el vigor muscular, hay que bancar hasta el final, la bajada siguiente da la posibilidad de recuperarse y finalizar el puente, peor con los músculos que sienten esa fuerza adicional desarrollada. Una rotonda y el final para los 11 kms. El medio maratón añade un paseo por la costanera del río en un trazado más llano con solo un par de desniveles mínimos, lo más pesado había pasado.

La media maratón ofrecía premios en efectivo al podio, lo que provoco un gran nivel, los atletas de la provincia de Santa Fé, Cristian Meneguzzi y Antonella Neri, se alzaron con el primer puesto en poco menos de 1h09m40s y 1h2457s respectivamente. La prueba de 11 kms, sin premios en efectivo, igualmente ofreció un gran nivel, Julián Molina gano en hombres y Virginia Mercado en mujeres,  a pesar de la gran participación de atletas de todo el país. 

Otra gran carrera, súper recomendable, las cuestas, el puente y una gran panorámica sobre el majestuoso Paraná hacen que el viaje a la siempre hermosa Rosario sea completamente justificado, así que agendala para 2017 se vendrá la 8va edición, cada vez más linda y grande.

ph: Naty Mancuso

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario
transparente-spa-2016