Muchos corredores y atletas atan sus cordones con vehemencia para no tener inconvenientes a la hora de competir o entrenar, pero terminan sufriendo por la presión en sus empeines; enterate cómo prevenir ese malestar.

Son muchos los atletas y corredores que, por miedo o ante la posibilidad de que se les desaten los cordones mientras compiten o entrenan y corran el riesgo de que se les salgan las zapatillas, hacen mucha fuerza cuando se ajustan el calzado.

Con el devenir del entrenamiento o los kilómetros de la carrera, los pies comienzan a hincharse y el dolor en el empeine se vuelve una tortura.

En la pasada entrega, mostramos cuál es la mejor manera de atarse los cordones.  Ahora es el turno de demostrar cómo sujetarlos de modo tal que no lastimen los empeines de los atletas.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario