Al finalizar un entrenamiento o competencia existe un paso que no debe ser salteado. Nunca. Sin importar cuán rápido o qué distancia se recorra, el estiramiento muscular post esfuerzo físico es un paso ineludible e indispensable para que la recuperación post sea óptima y para la prevención de lesiones.

Los ejercicios de estiramiento, bien hechos, llevan poco tiempo y traen muchos beneficios. Cada maniobra debe llevar entre 10 y 30 segundos y debe ser realizada a conciencia, sintiendo el estiramiento del músculo desde su origen hasta donde llega. Si el individuo realiza el ejercicio correctamente y a conciencia en 16 segundos podrá sentir correctamente la sensación de elongación muscular. En cambio, durante el período de aprendizaje, la localización de la maniobra puede llegar unos segundos más.

Para realizar un estiramiento completo que incluya isquiotibiales, cuádriceps, psoas, gemelos, sóleo, glúteos, dorsales, tríceps, supraespinoso y trapecio, serán necesarios cerca de 6 minutos, máximo. Si bien puede resultar tedioso, el tiempo es corto y el beneficio, mucho.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario y compartila