.

Villa Pehuenia tiene todo preparado para una nueva  edición de una carrera que te deja con el corazón latiendo fuerte, las piernas agotadas y los ojos llenos de imágenes que difícilmente puedan tirarse a la papelera de reciclaje.

La Etapa Blanca del Circuito K 21 celebra su sexta edición y lo hace más fuerte e instalada que nunca. Además de los 21 kilómetros, la cita vuelve a presentar las distancias alternativas de 10 y 5 km. Esta es, sin lugar a dudas, una de esas competencias que dejan maravillados a quienes vienen por primera vez y le dan la razón a los habitué que desde 2013 la prefieren a la hora de armar su calendario de carreras.

Senderos para todos los gustos y custodiados por milenarias Araucarias le aportan a esta aventura una escenografía única que se completa con la trepada al Cerro Batea Mahuída y una vista maravillosa de los lagos Aluminé y Moquehue. Como si todo esto fuera poco, el crudo invierno neuquino se encargó de propinar varias y grandes nevadas que dejaron el trazado pintado de blanco desde el principio hasta el final.

El recurso natural no es el único para destacar, pues todos los habitantes de la joven aldea de montaña neuquina ponen su granito de arena para que se transforme en un fin de semana de película. Municipalidad, Comunidad Mapuche, Prefectura, Bomberos, Gendarmería, Hospital y cada uno de los comercios, locales gastronómicos y alojamientos se suman a una movida que convierte a Pehuenia en una ciudad deportiva.

Apuntando a lo estrictamente deportivo, las tres distancias ( 21, 10 y 5 km) comparten apenas un tramo del trazado. Se trata de los primeros kilómetros por la ruta provincial 13 y los últimos metros por la zona residencial.

Los 21km son duros, con una enorme trepada que comienza en el kilómetro 4 y finaliza diez mil metros después. Recorre parte de la pista de esquí, con un descenso muy rápido y divertido hasta llegar a la ruta que une Villa Pehuenia con Moquehue. Los runners atravezarán helados  arroyos y se meterán de lleno por las calles de la aldea (con muchas subidas y bajadas). Vale aclarar que pisaran nieve en prácticamente todo el trazado.

Por su parte, los 10 kilómetros son rápidos e intensos. Tras unos kilómetros sin desniveles, se meterán de lleno en una montaña que los esperará con nieve en unos largos y muy técnicos senderos. El tramo final es ligero y cuando menos lo imaginas irrumpen en escena unos helados e inevitables arroyos que te obligan a acelerar el paso para llegar rápido a la meta.

Por último, los 5 mil metros son una gran oportunidad para aquellos que quieren dar sus primeros pasos e este deporte y de paso dar un paseo por un paraíso llamado Villa Pehuenia.

El sábado 25, en la confitería del centro de esquí del Cerro Batea Mahuida, será la acreditación y retiro de kits. Asimismo, el Municipio pone a disposición su flota de colectivos para llevar del Centro Cívico hasta el Cerro a los corredores que no tengan vehículo.

El disparo de largada se escuchará a las 11 del domingo 26 de agosto. En ese instante se terminará la espera y será el momento para que los corredores pongan sus piernas e ilusiones en marcha para dar una vuelta por el paraíso.

Por Sergio Arregui.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario y compartila