El británico Mo Farah se quedó este domingo con el Maratón de Chicago, en su tercera participación en una prueba de esta distancia, con un tiempo de 2h05:11, nuevo récord de Europa.

Farah, de 35 años, fue tercero este año en el Maratón de Londres, detrás del keniata Eliud Kipchoge y del etíope Tola Shura Kitata y amenaza con extender su hegemonía a la ruta.


El atleta de origen somalí, que fue campeón olímpico de 5.000 y 10.000 y triple campeón del mundo en ambas distancias, rebajó el mejor crono continental que poseía desde el 3 de diciembre pasado el noruego Sondre Nordstad Moen con 2h05:48.

En Londres 2014 corrió la distancia en 2h08:21 y en Londres 2018 en 2h06:21. En el prestigioso maratón de Chicago rebajó su marca en más de un minuto, con la que superó al etíope Mosinet Geremew (2h05:24) y al japonés Suguru Osako (2h05:50, récord nacional), que completaron el podio.

El estadounidense Galen Rupp, ganador el año pasado, se quedó descolgado en el kilómetro 30 y se tuvo que conformar en esta ocasión con la quinta plaza con 2h06:21, tras el keniano Kenneth Kipkemoi (2h05:57) y por delante de otro ilustre como Geoffrey Kirui.

Farah corrió en ‘negativo’. Cubrió el medio maratón en 63:06 y la segunda mitad en 62:05, lo mismo que hizo el keniano Eliud Kipchoge hace unos días cuando batió el récord mundial en Berlín. Y, como es habitual en el británico, impuso su tremenda velocidad terminal para acabar con las opciones de sus rivales.

En damas, la keniana Brigid Kosgei, segunda en 2017, no tuvo rival y ganó con un magnífico crono de 2h18:35, inalcanzable para las kenianas Roza Dereje (2h21:18) y Shure Demise (2h22:15), segunda y tercera, respectivamente.

Fuente: EFE.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario