.

Como sabemos desde hace tiempo, Nike se encuentra en la búsqueda de soluciones que les permitan a los corredores optimizar su rendimiento según las necesidades específicas de cada uno. Con el lanzamiento de las nuevas Nike React Infinity Run, se refleja el objetivo que tiene la marca de lograr reducir de manera considerable las lesiones a partir de un diseño que aporta mayor estabilidad y energía.

En el año 2017, Nike presentó las Zoom Vaporfly 4%, que fueron creadas para brindarles a los atletas la posibilidad de superar récords personales y sobrepasar todos sus límites, favoreciendo la economía de la carrera. Ese mismo año, también se presentó la espuma Nike React, con el objetivo de lograr una mayor amortiguación y un mejor retorno de energía, generando una sensación de suavidad, resistencia, liviandad y durabilidad.

Nike React Infinity Run reúne las mejores cualidades de estos dos calzados, en una zapatilla que, a través de una combinación de eficiencia biomecánica y amortiguación, ofrece una solución más democrática a la estabilidad y un avance en los diseños tradicionales de control de movimiento.

Este calzado proporciona una plataforma receptiva y suave en una mediasuela ampliada y cuenta además con una parte inferior tipo mecedora que produce una transición más fluida en toda la pisada. Con una leve inclinación hacia adelante, Nike React Infinity Run guía al pie en un movimiento suave, en línea recta, que reduce la inestabilidad.

Estas zapatillas son ideales para carreras diarias sin intervalos, de distancias medias y que implican esfuerzos moderados. Según un estudio realizado por la British Columbia Sports Medicine Research Foundation (BCSMRF), en 226 carreras en las que los corredores usaron las React Inifinity Run y las Structure 22 -un calzado de control de movimiento tradicional-, aquellos usuarios que usaron las React Infinity Run no solo redujeron en un 52% la tasa de lesiones en comparación a las Structure 22, sino que aseguraron haber sentido menos dolor en las rodillas y los pies.

Los corredores experimentados saben que para obtener un rendimiento óptimo y prevenir lesiones, es importante variar los tipos de carreras que uno hace, así como también las zapatillas que se usan según la ocasión. La gama de calzado para correr de Nike satisface esta variedad de ejercicios que permiten alcanzar resultados máximos. Con las Nike React Infinity Run, esa gama incorpora un nuevo básico clave.

Todos los corredores podrán adquirir sus Nike React Infinity Run a partir de hoy en el Nike Buenos Aires de Alto Palermo (presencialmente o a través de las Nike Live Expert Sessions, disponibles para CABA y GBA) y resto de Nike Stores. Además, a partir del 7 de agosto, estarán disponibles también en las tiendas Dexter y Dexter.com.

Por qué es importante el entrenamiento variable

Así como la combinación de movimientos e intensidad en un entrenamiento ayuda a un atleta a ser más apto y completo, realizar una variedad de ejercicios de carrera permitirá aumentar la velocidad, la fuerza y la resistencia, contribuyendo a prevenir lesiones causadas por sobre exigencia que suelen ser muy comunes en todos los corredores.

Los campeones más exitosos del deporte (como Eliud Kipchoge) incorporan una variedad de entrenamientos para correr, utilizando siempre las zapatillas correspondientes, para mantenerse saludables y en forma. Debajo, encontrarán un glosario de algunas de las variables más comunes y la manera de cómo incorporarlas a su entrenamiento:

Carrera larga

  • Son los entrenamientos de mayor kilometraje en los cuales, generalmente, la velocidad del corredor es más lenta, con el objetivo de desarrollar la resistencia muscular (junto a la fortaleza mental).
  • Frecuencia: una vez a la semana.

Carrera base

  • Entrenamientos de rango medio en kilometraje, a un ritmo cómodo. Representan la mayor parte del kilometraje de un corredor.
  • Frecuencia: dos o tres veces por semana.

Intervalos de cambios de velocidad

  • Alta intensidad con un período de recuperación. Estas ráfagas cortas aumentan la velocidad y la resistencia. Los intervalos se realizan en distancias precisas, mientras que los cambios de velocidad a manudo se empalman en carreras base.
  • Frecuencia: una o dos veces por semana.

Carrera tempo

  • Sesiones más rápidas y de media distancia. Llevan a un corredor a una velocidad desafiante -85% del esfuerzo máximo-, ayudándolo a desarrollar la fuerza y la resistencia para correr rápido durante períodos de tiempo más largos.
  • Frecuencia: una o dos veces por semana.

Carrera de recuperación

  • Se realiza luego de una carrera agotadora de músculos, a contrarreloj o entrenamiento duro. Son de corta distancia, de poca intensidad y le permiten al cuerpo recuperarse al mismo tiempo que continúa sumando kilómetros.
  • Frecuencia: según sea necesario.

Más información en nike.com

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario y compartila