Está enojado. Está triste. Y no lo oculta. Fiel a sí mismo, Antonio Silio no se calla. El exatleta argentino, poseedor del récord nacional de maratón y medio maratón entre otros, tomó una decisión radical. Producto de la contaminación comprobada por parte de las empresas Glicopharma y Bio Nogoyá, ubicadas en la zona sur de la ciudad, Silio se vuelve a España. Así, el consagrado campeón dejará de vivir en la Argentina, entre su ciudad Nogoyá y Buenos Aires. “A la noche, me despierto porque se me cierra el pecho como cuando era chico”, contó Silio. “Es inaudita la pasividad que hay. Hay muchos intereses políticos y ellos nos tienen que defender a nosotros, los ciudadanos. Juegan a dos puntas”, dijo. Y continuó: “Recibí agresiones de políticos por defender el medio ambiente”.


Lo curioso es que la contaminación y la permanente afectación del medio ambiente en Nogoyá se mantiene intacta, pese a las sanciones y exigencias impuestas a las dos empresas que emanan sus deshechos a terrenos de la zona sur de esa ciudad, en el barrio San Carlos.

El subcampeón mundial de media maratón y múltiple campeón nacional y sudamericano, volvió hace varios años a la Argentina para afincarse en Nogoyá, donde tiene un pequeño emprendimiento con cabañas que dirige su hermano. Desde allí, nunca dejó de estar vinculado con el mundo del atletismo y se dedicó a la enseñanza de atletismo en Buenos Aires. “A pocos metros de mi casa pasa la mayor concentración de contaminación de las empresas. Es terrible el olor, sobre todo a la noche. Me lloran los ojos y el pecho se me cierra. No estoy loco, no me sucede a mí solo”, explicó. “Me cansé de esperar y de pedir a las autoridades de Nogoyá que actúen. Hablé con funcionarios de la provincia y  con varios legisladores, que más bien parecían jugar a dos puntas. Yo quiero priorizar mi salud, por eso no puedo vivir al lado de semejante contaminación y quedarme de brazos cruzados. Me cansé y por eso me voy a vivir a España. La decisión ya la tomé y entre el 13 o 14 de noviembre me tomo el avión a Europa”.

La preocupación de Silio se replica en muchos vecinos de Nogoyá que unidos realizaron varias marchas. “No podemos callarnos, a pesar de que hay mucha tranquilidad. No se dan cuentan que este nivel de contaminación puede matarnos. Acá, los deshechos llegan por todos lados y eso está comprobado. Lo peor es que no sólo afecta a los campos aledaños a las dos empresas, sino también a través del sistema de cloacas en gran parte de la ciudad”, precisó Silio. Y cerró el contacto con una única demanda: “Le pido a la gente de Nogoyá que reacciones, que tome conciencia de la peligrosidad que hay con la contaminación. Hay que exigir con firmeza a todos los responsables controles serios y reales. Me voy porque tengo los medios para emigrar, pero hay mucha gente que no los tiene y se tiene que quedar en Nogoyá. A todos les pido que luchen por su vida, por su salud y que nadie les invente cuentos porque no somos un grupo de paranóicos. Somos personas que defendemos nuestro medio ambiente”.

Folios 28 y 34, con fecha 01 de octubre de este año, sobre inspección y muestras con fecha 20 de septiembre pasado, del expediente que lleva adelante la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Entre Ríos, en relación a la contaminación de las empresas Bio Nogoyá y Glycopharma:

“De acuerdo a estos resultados se observa que la muestra extraída NO CUMPLE con el siguiente parámetro del Anexo I del Decreto Nº 5837/91 de la Ley Provincial Nº 6260: DBO que SUPERA AMPLIAMENTE descarga a colectora cloacal que exige un valor menor a 250 mg/l.” Y más adelante señala: “…se debe informar a la Municipalidad de Nogoyá que, se identificó la generación de la corriente con contenido de METANOL y agua NO declarada siendo considerada como RESIDUO PELIGROSO clasificada según Anexo II del Decreto 831/93…”, puede leerse.

 

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario