Especialistas de nutrición aseguran que la imposición de esquemas de alimentación demasiado rigurosos “no tienen sentido” y que el consumo de las publicidades difundidas en los medios “afectan la autoestima”. Sólo un 5% de las mujeres a nivel global pueden lucir la figura que los medios venden constantemente. Especialistas en nutrición y en estética afirman que la imposición de estrictas dietas para tener un cuerpo ideal, usualmente difundidas desde los medios a través de publicidades, no tienen sustento científico y que el consumo de esas imágenes puede afectar la autoestima y generar trastornos alimentarios.

Sólo un 5% de las mujeres a nivel global pueden lucir la figura que los medios venden constantementeLa licenciada en nutrición Andrea Rochaix dijo a la agencia Télam que “las mujeres viven muy obsesionadas por llegar a un cuerpo ideal, una meta a la que muchas veces no se puede llegar y mucho menos mantener“. La especialista detalló también que la falta de efectividad de las dietas las vuelven inútiles y peligrosas: “Científicamente no tiene sentido, no se logra nada al ponerse bajo esos regímenes estrictos. Las dietas que nos venden solo sirven para sumar fracasos y conllevan algo rígido y estricto que no tendría que existir, ya que todo lo que no se adapte a nuestra vida normal no funciona”. Y continuó: “Tenemos que buscar una comida amigable desde todo punto de vista, que nos haga bien a los sentidos, que además nos produzca placer, porque cuando buscamos perder kilos no tenemos que perder el placer de comer y el placer que nos deja la comida“.

Sharon Haywood -directora del centro de estética AnyBody Argentina sostuvo que sólo un 5% de las mujeres a nivel global pueden lucir la figura que los medios venden constantemente. “El otro 95% está sufriendo por lograr un cuerpo como el que venden a través de las publicidades, que están retocados con Photoshop y no son reales”, afirmó Haywood. “Nos venden que el cuerpo no es un lugar donde podemos disfrutar, sino que es algo que tenemos que cambiar para lograr un buen matrimonio, éxito, salud y juventud, y eso no es real. No estamos escuchando a nuestro propio cuerpo, estamos escuchando lo que dicen los demás en la sociedad sobre lo que debe ser el cuerpo, y uno no puede determinar la salud por el peso de la balanza”.

La especialista remarcó también que la inconformidad con el cuerpo puede derivar en “anorexia, atracones, bulimia y otros trastornos alimenticios que se trasladan, en muchos casos, a los chicos que están en etapa de crecimiento”.

Especialistas en nutrición y en estética aseguraron que la imposición de estrictas dietas para tener un cuerpo ideal, usualmente difundidas desde los medios a través de publicidades, no tienen sustento científico y que el consumo de esas imágenes puede afectar la autoestima y generar trastornos alimentarios. A raíz del caso de la modelo Raquel Mancini -quien sufrió una descompensación en 2016 por una estricta dieta de alimentación-, la licenciada en nutrición Andrea Rochaix explicó que “las mujeres viven muy obsesionadas por llegar a un cuerpo ideal, una meta a la que muchas veces no se puede llegar y mucho menos mantener”.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario