.

Para muchos, el mundo se puede dividir dos: aquellos que llevan las zapatillas blancas sucias y quienes logran llevarlas impolutas, tan limpias que impactan. En esta diatriva, pertenecer al segundo grupo es casi símbolo de estatus, un club privado al que otros muchos siempre pretendieron ingresar pero nunca pudieron enconrtrar la llave maestra, la clave de acceso que se torna tan secreta como la fórmula de la famosa bebida Cola. Esa carencia de información, es real, seamos sinceros, puede tener una solución. Y es lo que buscó contar Sarah Tracey en su cuenta de Twitter donde aparece bajo el seudónimo Cat Mom.

Esta podría ser la típica foto engañosa de las redes sociales que nos hacen creer que el mundo es justo y la limpieza de las zapatillas es súper sencilla. Pero no, no se trata de un fraude ni mucho menos.

Es algo simple, aquí van los pasos:

  • Se mojan un poco las zapatillas y en un bol (o un vaso de plástico) mezclamos un poco bicarbonato y detergente de la ropa. Se puede agregarle una pizca de vinagre blanco.
  • La herramienta de trabajo será un cepillo de dientes que usaremos para frotar sobre las manchas de las zapatillas.
  • Se las deja reposar un rato, se enjuagan y directamente se las pone en el lavarropas, sin necesidad de añadir más jabón.

Será cuestión de probar para dejar tus zapatillas blancas y relucientes.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario y compartila