Asics es una de las marcas míticas del mundo del running, por historia, tradición e innovación, la firma originaria de Japón tiene millones de fanáticos alrededor del mundo y una presencia que se destaca.

La línea Nimbus, junto con la Kayano, son sus insignias, los modelos que representan el espíritu tradicional con lo más moderno que tienen para ofrecer.

Aunque en el año 2015 hayan sacado las Metarun, una zapatilla super exclusiva que tenía materiales premium y  que en su etapa de desarrollo dentro de la compañía llevaba el nombre de “Proyecto BOB”, siglas que representaban Best of Best (lo mejor de lo mejor), estas no llegaron a tener una producción masiva, pero dejaron nuevos conceptos que modelos como las NImbus 19 incorporaron para destacarse.

Para empezar, vamos a arrancar por la mediasuela, el punto donde convergen distintos materiales e intercambio de elementos para garantizar una buena performance. Aparecen el FlyteFoam (el material para la media suela que también está en las Dynaflyte, las Kayano 23 y las ya mencionadas Metarun), el Converce Gel (fácilmente identificable en el talón y en la puntera del pie) y la Speva (el material que está entre el gel y el foam).

Al coexistir tantos elementos de una zona clave de un producto, como es la mediasuela de una zapatilla, cada persona tendrá una sensación distinta y el periodo de adaptación puede tomarnos un tiempo. Pero la respuesta que tienen es excelente, con una calidad superior y altamente destacable, una vez que sumamos kilómetros en ellas, nos sentimos cómodos y disfrutando cada minuto.

Son zapatillas neutras, que pueden utilizar por pronadores y supinadores (siempre recomendamos hacer un análisis de pisada y plantillas acorde) con una estabilidad excelente.

Un dato curioso, que hace a la tecnología FlyteFoam, la misma está compuesta por un derivado del EVA, que al ser procesado en una primera instancia incorpora burbujas de aire, las cuales luego son rellenas con kevlar, el mismo material con el que se hacen chalecos antibalas, y que las hace fuertes y resistentes.

El upper está compuesto de una material llamado Gradient Jacquard (este apellido es el nombre propio del inventor de la tecnología de los telares del 1800, que también usa adidas para su Primeknit y Nike para su Flyknit), que se puede ver a simple vista por la distinta intensidad de los colores en el entrelazado. Esto no es azaroso, la distribución y la respirabilidad responde a análisis de miles de corredores y los puntos dónde más necesario que el pie reciba aire. La puntera está reforzada por una fina capa plástica, que con el correr de los kilómetros no denota desgaste. En el talón hay un contrafuerte de plástico muy rígido que llama la atención por su agarre, al que a veces es difícil adaptarse.

La mezcla de materiales y texturas se ajustan al pie, y si bien la respirabilidad es buena, cuando se hacen fondos largos, puede sentirse el calor y es un aspecto que se puede mejorar.

La suela tiene la tecnología Durasponge, que se mantiene respecto a modelos anteriores, pero tiene una nueva disposición, es blando y liviano para tener una reacción rápida. Es una suela pensada para pruebas de calle, con respuesta rápida y buena transición, cuyo dibujo sobresale en la parte media del pie y se rige por el Guidence Line, el desarrollo que hace años esta en este modelo y sirve para distribuir el peso.

3 Cosas que nos gustaron

  • Rendimiento
  • Amortiguación
  • Suela pensada para calle

3 Cosas para mejorar

  • Respirabilidad
  • Comodidad del talón
  • Peso

¿Para quién son las Asics Gel Nimbus 19? Pueden ser utilizadas por todo tipo de corredores, idealmente para quienes hagan carreras de larga distancia, allí encontrarán una respuesta más acorde. Pueden durar hasta 900 kilómetros en un corredor promedio (entre 70 y 80 kilos y que su velocidad por kilómetro sea de más de 4:30 minutos) y para quienes deseen invertir en uno único par para para todo un año que sea apto tanto para entrenamientos como para carreras, son ideales.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario