.

Las Gel Nimbus de Asics son uno de los modelos con más historia dentro del mundo del running, y que ha mantenido estándares de calidad realmente altos, siendo sin dudas un calzado referente en lo que hace a zapatillas neutras para sumar kilómetros.

Cuando hablamos de la versión 19, tuvimos en cuenta el lanzamiento de la zapatilla tope de gama de la marca de ese momento, las Metaride, y ahora que llega el turno de analizar este modelo, casualmente coincide con una presentación similar de un producto premium como son las Metarun, por lo que también veremos puntos de contacto que debemos tener en cuenta.

Mediasuela

Lo primero que tenemos que saber es que el drop esta comprendido entre los 29 mm en talón (32 mm para la versión femenina) y 19 mm en la punta (13 mm para mujeres), lo que nos da 10 mm en total. Pero a diferencia de las 20, nos hace sentir un poco más altos, lo que trabaja bien para la estabilidad y rigidez necesaria del cuerpo.

Pero como siempre pasa cuando hacemos una análisis de esta línea, cuando llega el tiempo de analizar esta zona, nos encontramos con un “coctel” de materiales que funcionan en conjunto, en este caso son cinco: FlyteFoam Lyte, FlyteFoam Propel, Convergence Gel, Twist Gel y Guidance Trusstic System.

El FlyteFoam Lyte, a diferencia de la versión clásica, no lleva este nombre por su liviandad, ni en lo que representa ese concepto en tecnología (una versión básica), sino que contamina menos el medio ambiente, porque esta hecho con un doble proceso de defibrilado y de nanofibrilación. Este compuesto tiene un muy buen rebote con el piso, y se adapta rápidamente devuelta a su forma original, lo que se nota mucho cuando se corre. Es fácilmente identificable en color amarillo en las fotos del producto.

Otro de los materiales que tenemos que analizar, y está en casi todas las líneas de Asics (y también en las mencionadas Metarun) es el FlyteFoam Propel, es de dónde se obtiene el famoso retorno de energía (o en términos reales lo que se ahora en esfuerzo).  Se puede ver de forma clara atravesando todo el pie, y sirve para cuando usamos las zapatillas para pasadas de velocidad, por su capacidad de impulso y reacción en el despegue.

Como dijimos desde el principio, las Nimbus son un clásico, y un clásico de la marca también es el Convergence Gel, que existe desde 1986. Es lo que recubre la parte externa de la zapatilla. Tiene los recortes necesarios para que se pueda adaptar a los movimientos del talón y los movimientos naturales de corredores expertos y amateurs. Es importante saber que el Twist Gel, el otro elemento que trabaja aquí, se encuentra oculto en la zona de adelante donde mayor peso recae al momento de apoyar el pie.

Último, y ciertamente no menos importante, el Guidance Trusstic System del arco de la zapatilla es ese elemento necesario para la torsión del pie y una buena estabilidad. Este elemento se hace fundamental cuando se hacen fondos largos a ritmos menos intensos.

Suela

La suela, a simple vista, parece que sigue los patrones que podemos ver en otros modelos, pero ciertamente hay detalles que la hacen única. Otra vez tenemos un factor que nos ha gustado mucho en otras reviews que hicimos, el AHAR+ de 85º que le da buena durabilidad y evita desgaste innecesarios recubriendo la zona del talón.

El compuesto es el Durasponge, que esta presente en el mediopié y antepié, y hacen que sean ideales para usarlas en asfalto y hasta algún terreno no del todo plano o entrenamientos fartlek. Recordemos que un usuario más de 85 kilos podrá usarlas sintiéndose cómodo sin la necesidad de tener cuidados extra a la hora de realizar un esfuerzo intenso.

Todo esto es atravesado por un Guidance Line que ayuda a un reparto de presiones más parejo, y comparte la distribución de cargas. No es muy flexible en comparación a otros modelos, pero un usuario promedio de las 21, no busca algo que sea tan descontracturado, sino más rígido y que de respuesta asegurada.

Upper

El upper es cada vez más y más fundamental para lograr que el pie se acomode y se sienta protagonista. Tiene un mesh de Jacquard (un tipo de tejido que es maleable y muchas empresas usan y adaptan según sus necesidades) de dos capas. Por qué esta hecho de esa forma, necesita ahorrar la mayor cantidad de peso posible, ser más confortable y ajustarse rápidamente a todo tipo de pie.

Es una zapatilla que se va a disfrutar más en invierno que en verano, no es que la respirabilidad sea mala, todo lo contrario, pero la cantidad y calidad de los materiales, hace que sea más cómoda en temperaturas más bajas. La lengüeta es muy gruesa y acolchonada, se puede desplazar de forma independiente, lo que es ideal para pies más grandes o los que no les guste sentirse muy encerrados. Los cordones tienen un total de 5 agujeros de cada lado y  un sexto para utilizar el clásico truco que sirve para evitar que se desaten.

Lo que nos queda por ver, y quizá una modificación que no es tan llamativa como otras ya mencionadas, es el talón. Es un contrafuerte rígido, como es habitual en la marca de Kobe, pero lo que lo hace diferente es su estrechez. Esta zona está muy bien sujetada, no se suelta nunca y el pie va rígido sin sentirse oprimido. Algo para mejorar o tener en cuenta, a la hora de salir a correr con las Nimbus 21, es la falta de tiras reflectantes, algo que tendría que haberse incorporado. Pero sin dudas no es un factor que pueda poner en duda la compra de esta zapatilla.

¿Para quiénes son las Gel Nimbus 21? Suele pesar con las reviews de la línea Kayano o Nimbus que volvemos a un lugar común: por el nivel de prestaciones y calidad de producto, siempre es bueno tener un par en nuestra rotación. La pueden usar corredores de todo tipo de pisadas, a partir de los 70 kilos, que busquen estabilidad y una mezcla de reacción y respuesta. Los ritmos ideales son de 4:30 a 6 minutos el kilómetro.

Las zapatillas se encuentran disponibles en las principales cadenas de retail y pueden encontrar más información en www.facebook.com/ASICSArgentina

 

 

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario y compartila