A principio de este 2018 hicimos un listado con las 5 mejores zapatillas del año que se podían conseguir en Argentina, y varios lectores en los comentarios nos hicieron notar que en el listado estaban faltando las Glycerin 15 de Brooks.

Como sabemos que lo más importante es compartir las experiencias, decidimos probar este modelo y brindarles nuestras conclusiones y puntos de vista.

Brooks es una empresa con más de 100 años de historia, empezó en los Estados Unidos en el año 1914 vendiendo zapatillas pensadas para la playa, pasó por el béisbol, por el fútbol americano (siendo Dan Marino su figura más destacado) hasta que ya desde hace varios años se instaló como una de las marcas más populares a nivel global en running y llegó en Agosto de 2017 oficialmente a la Argentina.

Empecemos por los datos duros, esta es una zapatilla pensada para una pisada neutra y para corredores de pesos medios y altos, con un peso de 300 gramos para el modelo de hombres y unos 250 para el de mujer,  el drop es de 10mm producto de los 29mm del talón y 19 mm de la puntera.

Al principio cuando la vemos lo que podemos notar es que el diseño se sale de lo tradicional o de lo que uno espera de las zapatillas de running actuales, lo que notamos es un arquitectura cuya estructura esta pensada para brindar funcionalidad en cada una de sus zonas.

En el caso del talón lo que tenemos es la tecnología Rounded Heel (Redondeada) que tiene una variable de 8 milímetros entre el punto de calce y el de apoyo con el suelo, esto hace que la amortiguación sea segura sin perder agilidad de respuesta. Como decimos, cada una de las secciones tiene un por qué y una historia detrás para llegar a una combinación de elementos, que la marca llama Plush Transition Zones. Lo que se intenta es que las zonas del tren inferior que usamos cuando corremos (tobillo, rodilla y cadera) funcionen con una armonía natural y eficiente.

Donde vemos otra innovación que parece sacada de un plano de una estructura es la Caterpillar Crash Pad (un dibujo de Oruga para amortiguar el impacto) que se distribuye a lo largo de toda la zapatilla y que le da surcos y un dinamismo para superficies variables que nos sorprendió.

Hicimos todo este preludio, para hablar de lo que siempre referimos como la zona clave de la zapatilla: la mediasuela. Aqui también encontramos una combinación de tecnologías: en su capa superior y con la super DNA. Ya desde el momento que nos calzamos la comodidad es instantánea y se siente como se atrapa el pie para que este sienta un respaldo tan agradable como resistente. Principalmente su uso fue para fondos largos y entranamientos de pasadas de más de mil metros, y la respuesta fue muy buena aunque al principio la adaptación al pie fue lenta, y el impacto hasta sentirnos totalmente cómodos fue algo que tuvo vaivenes. Pero una vez que todo se acomoda, el resultado es simplemente excelente.

El upper esta formado por dos copas que recubren toda la zona, aunque al principio vamos a pensar que la respirabilidad no es del todo buena, lo que si vamos a ver es que tiene poros por todo el dibujo y esto hace que usándola en altas temperaturas el calor excesivo no resulte un detrimento. El sistema que utiliza se llama 3D Stretch Print, que es un compuesto de termosellados impresos sobre la malla que le da refuerzo en puntos claves. Usándola para correr en asfalto y en pasto, el desgaste ha sido mínimo, y fueron de limpieza fácil. Si hay algo que tenemos que decir, y es quizá el punto más flojo de la zapatilla, que no tiene que ver con la performance, sino con la estética: no es producto que veamos a simple vista y nos haya parecido agradable, todo lo contrario, sin dudas esto es algo que se podría mejorar. Pero claro que en producto pensado para correr, la estética viene en segundo plano, si el nivel de performance es sobresaliente.

La suela tiene un agarre espectacular, nunca en todos los kilómetros que hemos usado para testearlas sentimos que fueran a reaccionar de manera ineficiente, simplemente es un factor que se anulo dentro de las preocupaciones que genera cualquier tipo de calzado. ¿A qué se debe esto? Principalmente porque el foco esta puesto en la puntera y en el talón y no en el medio pie. Estas zonas está conformada por un Blown Rubber rígido pero con un dibujo que permite una buena flexibilidad para una zapatilla de fondo. Luego de haberla utilizada por casi 100 kilómetros, el desgaste que notamos es mínimos, estimamos que se pueden utilizar por unos 800 kilómetros sin ningún problema y que los corredores pesados (más de 75 kilos) las podrán usar sin inconvenientes a ritmos no muy elevados (entre 4:45 y 5:30 minutos cada mil metros)

Cosas que nos gustaron

  • Talón.
  • Suela.
  • Respuesta en transición.

Cosas a mejorar

  • Diseño.
  • Tiempo de adaptación.

¿Para quiénes son las Brooks Glycerin 15? Es un producto de una calidad excelente, una opción que podríamos casi considerar “obligatoria” por su calidad de respuesta, construcción y cómo toda la combinación de elementos se combina para lograr el resultado óptimo. Para quienes planeen correr una media maratón o una maratón y sean corredores de ritmos no extremadamente veloces, aquí encontrarán un aliado ideal.

Recuerden que este 8 de Abril se corren los 15K de Brooks en Palermo: https://r-f.co/15KBrooks

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario

transparente-spa-2016