Cuando hablamos de modelos de zapatillas que pueden ser identificados sin una marca detrás, las Kayano de Asics sin dudas tienen un lugar en esta lista.

Nacidas en el año 1993 gracias a las inspiración de Toshikazu Kayano en un escarabajo ciervo, un insecto muy común en Asia, de donde toma su impronta reforzada en el upper. En esta versión, la 25, podemos ver una evolución de calidad dentro de lo que para muchos es “la zapatilla”.

En noviembre de 2015 dimos a conocer las Asics Metarun, un modelo de gama alta (el costo de venta al público era de unos 250 dólares), que nunca llegó a una producción masiva, pero que sin dudas sentó las bases de la evolución de los distintos modelos de la marca y las mejoras que debían traer. El caso de las Kayano 25 es un claro ejemplo de esta adaptación.

Mediasuela

La mediasuela es similar al de las 24, con 28mm en el talón y 18mm en el antepié con un drop de 10mm para la versión masculina (nosotros analizamos un talle 42,5 – 9USS), y para los modelos de mujer es de 13mm por el talón elevado 2mm y uno menos en la parte delantera.

Pero lo que nos interesa no es sólo los números en esta zona, sino la tecnología que encontramos. Son muchos nombres propios, algunos que vienen desde hace tiempo y otros nuevos que aparecen:

  • FlyteFoam Propel
  • FlyteFoam Lyte
  • Dynamic Duomax
  • Guidance Trusstic System
  • Twist Gel
  • Convergence Gel

FlyteFoam Propel ocupa una parte del talón, que esta entre el gel y la plantilla y que llega hasta el antepie. Es el primer factor que identificamos porque es el que hace que todos los otros materiales trabajen en conjunto y se vayan “activando” acorde a las necesidades. Su función es convertir en parte la escencia de las Kayano, consideradas habitualmente una zapatilla “pesada” y para fondos largos, en esta oportunidad logra reconvertirse en una opción viable para entenamientos más cortos, de uso semanal repetido y que el pie no pierda su comodidad. A simple vista y con los primeros kilómetros lo que notamos es que la zapatilla está pensada para un público más abierto, no sólo para el fondo del sábado/domingo, sino para las pasadas de la semana.

Aquí no vamos encontrar la venerada FlyteFoam de otros modelos, es reemplazada por el FlyteFoam Lyte. Trabaja en conjunto con el Propel, pero su principal zona de impacto está en el talón, y cumple la función de amortiguar el golpe de esta zona. Como su nombre lo indica, el Lite responde algo menor o simple, que cumple su función, pero no tiene una presencia destacada en las transiciones.

Pero sin dudas lo más interesante del material del FlyteFoam Lyte es su construcción: esta compuesta por nanofibras de celulosa. Las nanofibras son el resultado de un procesos llamado electrohilado que da como resultado filamentos 100 veces menores que los tradicionales.

Su origen está en los desechos de caña de azucar (¿un contrapunto con el Parley de adidas?) procesados, que dan como resultado un polietileno naturao (bio-PE) que se mezcla con un compuesto de EVA que da más amortiguación, rebote y según afirma la marca 10% más de durabilidad. Con este proceso, se reduce el uso de dióxido de carbono y se usa 40% de materiales reciclados (efectivamente es un contrapunto con Parley de adidas).

La doble densidad de las 25, esta dada por la Dynamic Duomax que se encuentra en la parte interna, lo que hace que le de bueno soporte y estabilidad, pero que no ayudan a depurar la técnica como con otros modelos.

Ya acercándonos al arco, esta el Guidance Trusstic System, una pieza de TPU que define la zapatilla para los corredores de pisada neutra debido a sus características de caída, saliendo de la clásica pronación que dan los modelos como la GT-2000 y dando un soporte muy recomendable para corredores de una técnica no muy depurada.

En lo que hace al Gel y su presencia, tenemos el Twist Gel que es un pequeña cápsula chata que está dentro del FlyteFoam Propel y esta debajo del metatarso y sigue la tradición de la marca. El Converce Gel, está a simple vista en la parte externa del talón. En este caso su rol se ve disminuido frente a las otras tecnologías que ya mencionamos, porque hacen que la dispersión del impacto sea menor.

Esta zona mezcla tecnologías en función de los resultados, que son sorprendentes sino teníamos ningún concepto previo de la zapatilla, para quienes ya hayan usado otros modelos encontrarán muchos cambios y el tiempo de adaptación será lento, pero les dará mayor versatilidad de uso por sus prestaciones.

Suela

Aquí aparece nuevamente las ya mencionadas Metarun, porque el dibujo en el talón es similar, el dibujo de herradura contiene varias piezas distribuidas para disminuir el impacto en la zona externa, y otra más plana en la cara interna para actuar en conjunto con la Duomax.

Como vimos en el análisis de la mediasuela, el Guidance Trusstic System, que le da una rigidez de torsión alta y si bien no hace una diferencia, cumple su función correctamente, pero si la tendencia de esta zapatilla a futuro está pensada en torno a la versatilidad, en el futuro tendrá que cambiarse.

Lo que también vemos es un surco/canaleta que atraviesa el pie para darle una mejor presión al pie y una buena estabilidad. En todas las pruebas realizadas, tanto en pasadas cortas como largas, y en los fondos la respuesta de la suela fue muy buena. Si bien son zapatillas tradicionales de calle, las podemos usar en otras superficies con comodidad. Esto se da gracias a los tacos exagonales que están en las piezas delantera de blown rubber de la punta.

Upper

Particularmente en esta zona, el diseño es realmente excelente, de los últimos modelos que pudimos ver de la marca, la estética y la modernidad que tienen las Kayano 25 sobresale por su simpleza y funcionalidad.

El material con el que está construido es un Jacquard engineered mesh de tres capas. Estas se distribuyen según las necesidades del pie al momento de correr: desde aperturas en la zona media para mejor transpiración y ventilación, refuerzo en la puntera para evitar roturas, y una capa intermedia más suelta.

Al tener estas variables trabajando en conjunto, hace que el aire circule con fluidez, y no se siente pesadas ni incómodas con el tiempo de uso. El ajuste es cómodo y el calce va ajustado al tamaño del pie, no sucede como en otros modelos que se debe solicitar medio o un talle más. Los cordones y la lengüeta son funcionales, estando esta última separada del resto de la construcción, aunque podrían estar cocidas para tener aún un mejor agarre. En el talón encontramos un contrafuerte Metaclutch, que da un agarre sólido y sostenido en los kilómetros. Las plantillas son removibles, y tienen un detalle llamativo: en la del pie izquierdo tienen impreso un “2” y en la derecha un “5” haciendo honor al nombre. Si bien el modelo que utilizamos es blanco y llama la atención, no encontramos tiras reflectivas para ser utilizadas de noche, algo que se podría mejorar.

Estas zapatillas son sin dudas un referente del mercado, por su historia y nombre, y es bueno ver como se han adaptado a cambios y nuevas tendencias. En este caso se trata de una versión más abierta a todo tipo de corredores con gran versatilidad, que tiene buena respuesta para fondos largos y pasadas, en asfalto o terrenos más técnicos, sin perder su esencia. Para los que busquen una zapatilla liviana, con un peso de 325 gramos, las Kayano 25 no serán lo más apropiado, el factor peso es un inconveniente que le juegan en contra en un año el que hemos visto modelos de alto rendimiento de un peso menor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Run Fun (@runfunnet) el


¿Para quiénes son las Asics Gel Kayano 25? Los corredores de más de 75 kilos (y hasta 95) encontrarán un modelo funcional y práctico para su uso semanal, pudiendo ser esta la única zapatilla necesaria en su rotación. Los ritmos recomendados son de 4:30 a 5:30 y una pisada neutra o pronadora.

Más información y puntos de venta: www.asics.com.br/gelkayano25-ar/

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario