Mastromarino, tras ganar el Maratón de Buenos Aires 2014. Foto de Andrea Mac Micking

Ganó el maratón de Buenos Aires en 2014, tras 10 años de triunfos foráneos, en una carrera en la que, desde el coche guía, un funcionario público quiso sacarlo del recorrido por creer que se había colado. Ganó la medalla de bronce en los Juegos de Toronto 2015 para transformarse en el primer argentino en subirse a un podio de un maratón panamerican0 luego de 64 años. Corrió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y fue el mejor argentino. Mariano Mastromarino, a esta altura, no necesita demasiados preámbulos para erigirse como el mejor fondista argentino de la última década.

Para ayudar:

Caja de ahorro del Banco Patagonia: 205-205008286-000
Alias: GOLF.FRASE.PERA
CBU: 034 020 5608 2050 0828 6001

Pero claro, en un país en el que el deporte olímpico es un problema y no una proyecto para el desarrollo social, invertir en atletas como el marplatense de 36 años parece una quimera, una utopía. En tiempos en los que el gobierno Nacional y el de la Ciudad ejecutan proyectos faraónicos para beneficiar a los amigos del poder, por caso, el destierro del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) en pleno corazón de Núñez al Parque Roca se explica desde esa misma y única lógica: sacar, quitar, eliminar y no apoyar.

Ahora, en un pedido que suena a un último recurso, Mastromarino expuso en su cuenta de Twitter la problemática que le impide proyectar y proyectarse en su deporte, el atletismo, para viajar a Sevilla donde el próximo 17 de febrero buscará clasificarse a los Panamericanos de Lima 2019.

“Como hace 4 años,quiero llegar a los Juegos Panamericanos,esta vez a Lima 2019! Mi última oportunidad será el (17/02),no tengo Aéreo todavía,alguien me ayuda a llegar? 🙏🏿 (mi celu +54 9 223 505 0814) , puede leerse en la red social del pajarito.

El pedido, es evidente, es porque Mastromarino ya no cuenta con ninguna beca Nacional. La misma sólo se obtiene en función de los denominados resultados de excelencia deportiva y se mantiene y defiende anualmente de acuerdo a estándares deportivos.

¿Cuánto sale un pasaje a Sevilla?

En páginas como Despegar, a partir de una búsqueda sencilla, puede verse que un pasaje (ida y vuelta) a la ciduad analduz sale aproximandamente entre $37.000 y $45.000.

¡Qué intereante sería que alguna autoridad deportiva saliera de la modorra y el letargo para hacer posible que este atleta pueda conseguir la clasificación en Sevilla! De esa forma, Mastromarino podría aspirar a defender la medalla panamericanana para luego pensar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu comentario